¿Qué es el Advaita Vedanta?

El Advaita Vedanta es una de las corrientes filosóficas más populares del hinduismo.

El Advaita Vedanta, a menudo simplemente llamado «Advaita» , es una escuela filosófica y espiritual que ha dejado una marca indeleble en la cultura y religión de la India. A través de sus enseñanzas, ha influenciado a generaciones de pensadores, artistas y buscadores espirituales, tanto dentro como fuera de las fronteras indias. Pero, ¿Qué es exactamente el Advaita Vedanta y cuál es su posición única en el amplio espectro del pensamiento hindú?

En sánscrito, «Advaita» significa «no dual» y «Vedanta» se traduce como «el fin (o la conclusión) de los Vedas«. En su forma más básica, el Advaita Vedanta propone que la realidad es no dual, es decir, que no hay una distinción real y fundamental entre el ser individual (o el alma) y el Ser Supremo o la realidad última. Esta idea contrasta con otras escuelas del hinduismo que postulan dualidades, como la existencia separada del alma individual y Dios.

Es una de las seis escuelas ortodoxas (darshanas) del pensamiento hindú. Estas escuelas ofrecen diferentes perspectivas y prácticas, pero todas se consideran ortodoxas en el sentido de que reconocen la autoridad de los Vedas. Si bien hay muchas escuelas y sub-escuelas dentro del Vedanta, el Advaita es quizás la más conocida y ampliamente discutida, tanto dentro como fuera de la India.

Historia y Orígenes del Advaita Vedanta

Shankara fue uno de los grandes difusores del Advaita Vedanta.

El Advaita Vedanta, como escuela filosófica y espiritual, tiene sus raíces en un pasado milenario que se extiende a los anales más antiguos de la tradición india. Para comprender plenamente el desarrollo y la influencia del Advaita, es esencial trazar su evolución a través de los textos sagrados y las figuras clave que han moldeado su doctrina.

Los Upanishads: Cimientos Filosóficos del Advaita

Antes de que el Advaita Vedanta fuera formalmente reconocido como una escuela de pensamiento, sus enseñanzas ya estaban siendo formuladas en los Upanishads, un conjunto de textos esotéricos y místicos que forman la última parte de los Vedas, las escrituras más antiguas de la India. Estos textos exploran profundamente la naturaleza de la realidad, la conciencia y el yo.

Las ideas centrales del Advaita, como la identidad entre Atman (el alma individual) y Brahman (la realidad cósmica), están profundamente arraigadas en los Upanishads. Por ejemplo, declaraciones como «Tat Tvam Asi» (Tú eres eso) y «Aham Brahmasmi» (Yo soy Brahman) expresan de manera directa esta identidad no dual y son recurrentes en estos textos.

Los Upanishads sirvieron como una especie de laboratorio filosófico, donde se discutían, meditaban y refinaban estas ideas. Aunque el Advaita Vedanta toma mucho de su inspiración y fundamentos de estos textos, es esencial recordar que los Upanishads también sirven de base a otras escuelas vedánticas que interpretan sus enseñanzas de manera diferente.

Adi Shankaracharya: Consolidando el Advaita

Aunque las enseñanzas no duales se pueden encontrar en los Upanishads, fue Adi Shankaracharya, en el siglo VIII d.C., quien realmente consolidó y sistematizó el Advaita Vedanta como una escuela filosófica coherente. Nacido en el actual estado de Kerala, Adi Shankaracharya, a menudo simplemente llamado Shankara, fue un prodigio que desde joven demostró un entendimiento profundo de los textos sagrados.

Shankara viajó extensamente por toda la India, debatiendo con eruditos de diferentes tradiciones y estableciendo monasterios (mathas). Durante estos debates, defendió vigorosamente las ideas del Advaita y, a menudo, salió victorioso, lo que llevó a una mayor aceptación de sus enseñanzas.

Su obra más destacada, los «Bhashyas» o comentarios sobre los Upanishads, la Bhagavad Gita y los Brahma Sutras, son considerados como tratados definitivos sobre el Advaita Vedanta. A través de estos comentarios, Shankara articuló de manera clara y lógica los principios del Advaita, refutando las objeciones de otras escuelas y estableciendo la primacía del pensamiento no dual.

Shankara no sólo fue un gran filósofo, sino también un poeta y devoto. Sus composiciones devocionales, que celebran la divinidad y la naturaleza no dual de la realidad, siguen siendo populares y son cantadas en toda la India.

La consolidación del Advaita Vedanta por parte de Shankara tuvo lugar en un momento crucial de la historia india. Durante este periodo, el hinduismo enfrentaba desafíos de otras tradiciones, como el budismo y el jainismo. A través de sus debates y enseñanzas, Shankara no sólo defendió el Advaita Vedanta sino que también revitalizó el hinduismo en general, enfatizando la importancia de las escrituras védicas y la tradición brahmánica.

Después de Shankara, el Advaita Vedanta continuó evolucionando con el aporte de varios eruditos y maestros. Aunque muchos de ellos reafirmaron y expandieron las enseñanzas de Shankara, también hubo quienes ofrecieron interpretaciones y énfasis ligeramente diferentes, lo que enriqueció aún más la tradición.

Conceptos fundamentales del Advaita

El Advaita Vedanta es una tradición rica y compleja que aborda algunos de los interrogantes más profundos de la existencia. Sus enseñanzas se basan en una serie de conceptos clave que sirven como pilares para comprender su visión no dual del mundo. Vamos a explorar estos conceptos fundamentales.

Brahman: La Realidad Suprema

Brahman es el concepto central del Advaita Vedanta. Representa la realidad última, el principio subyacente detrás de todo lo que existe. Brahman es eterno, inmutable, omnipresente y trascendental. No está limitado por el tiempo, el espacio o la causalidad. Es a la vez el creador y la sustancia de la creación, pero trasciende ambas categorías. En el Advaita, Brahman se describe a menudo como «Sat-Chit-Ananda» – Ser, Conciencia y Bienaventuranza.

Atman: El Sí Mismo

Atman es el ser esencial o alma de cada individuo. En el Advaita Vedanta, Atman es considerado idéntico a Brahman. Esta identidad no dual entre el alma individual y la realidad suprema es la piedra angular del Advaita. Mientras que Brahman es la realidad macrocósmica, Atman es la contraparte microcósmica. El verdadero propósito espiritual, según el Advaita, es reconocer esta identidad: darse cuenta de que uno no es simplemente el cuerpo o la mente, sino Atman, que es Brahman.

Maya: La Ilusión

El mundo que percibimos, con su diversidad y dualidad, es visto en el Advaita como una manifestación de Maya. Maya no es simplemente «ilusión» en el sentido occidental; es más bien el poder cósmico que hace que lo inmutable parezca mutable, lo eterno parezca transitorio. Maya es la razón por la que percibimos el mundo como lo hacemos, pero también es lo que nos impide ver la realidad última de Brahman. No se trata de negar la existencia del mundo, sino de comprender que su realidad es secundaria en comparación con la de Brahman.

Avidya: Ignorancia Espiritual

La causa fundamental del sufrimiento humano, según el Advaita Vedanta, es Avidya, o ignorancia. Esta no es una ignorancia ordinaria, sino una falta de comprensión sobre nuestra verdadera naturaleza. Debido a Avidya, nos identificamos con nuestros cuerpos, mentes y egos, en lugar de con Atman. Esta identificación errónea da lugar al deseo, al apego, al miedo y al sufrimiento. La liberación (moksha) se logra al superar esta ignorancia.

Moksha: Liberación

Moksha es la liberación del ciclo de nacimiento y reencarnación (samsara). Es la realización de la verdadera naturaleza de uno como Atman, que es Brahman. Moksha no es algo que se obtenga después de la muerte, sino que se puede alcanzar aquí y ahora. Es un estado de completa liberación de todos los vínculos y del sufrimiento, y se logra a través de la realización de la no-dualidad de Atman y Brahman.

Guru: El Maestro Espiritual

En el Advaita Vedanta, se da una gran importancia al guru o maestro espiritual. Se considera que el guru es esencial para guiar al aspirante en su camino hacia la realización. Un verdadero guru no es simplemente un profesor o erudito, sino alguien que ha realizado la verdad del Advaita en su propia experiencia. Se dice que el guru es el medio por el cual la verdad se revela, y su gracia es esencial para superar Avidya.

Jnana Yoga: El Camino del Conocimiento

Si bien hay varios caminos (yogas) hacia la realización en el hinduismo, el Advaita Vedanta enfatiza Jnana Yoga, el camino del conocimiento. A través de la discriminación (viveka), la renuncia (vairagya) y la meditación profunda (dhyana), el aspirante busca trascender la ignorancia y darse cuenta de su verdadera naturaleza.

Las Tres Pruebas (Prasthanatrayi) del Advaita Vedanta

En el corazón de la tradición del Advaita Vedanta se encuentran tres conjuntos de textos sagrados colectivamente conocidos como Prasthanatrayi, que literalmente significa «las tres fuentes» o «las tres pruebas». Estos textos fundamentales, compuestos por los Upanishads, la Bhagavad Gita y los Brahma Sutras, proporcionan la base doctrinal para todas las escuelas del Vedanta, incluido el Advaita. Vamos a sumergirnos en cada uno de estos textos para comprender su importancia y relevancia en el Advaita Vedanta.

Upanishads: Revelaciones Místicas

Los Upanishads son textos antiguos que se sitúan al final de los Vedas, las escrituras más antiguas del hinduismo. A menudo se les conoce como Vedanta, que significa «el fin de los Vedas«. Mientras que las primeras partes de los Vedas están centradas en rituales y himnos, los Upanishads marcan un cambio hacia la filosofía y la mística.

En el contexto del Advaita Vedanta, los Upanishads son invaluables porque introducen y exploran el concepto de la no-dualidad entre Atman (el alma individual) y Brahman (la realidad cósmica). Frases ya mencionadas como «Tat Tvam Asi» (Tú eres eso) y «Aham Brahmasmi» (Yo soy Brahman) encapsulan esta enseñanza fundamental. Los Upanishads se sumergen en profundos diálogos y meditaciones que exploran la naturaleza del ser, la conciencia y la realidad última.

Bhagavad Gita: El Diálogo Divino

La Bhagavad Gita, a menudo referida simplemente como la Gita, es una de las escrituras más amadas y estudiadas del hinduismo. Se presenta como un diálogo entre el príncipe Arjuna y el dios Krishna, que es su auriga. Situada en el campo de batalla de Kurukshetra, justo antes del inicio de una gran guerra, la Gita aborda cuestiones de deber, moralidad, vida y muerte.

Desde la perspectiva del Advaita Vedanta, la Gita es esencial por varias razones:

  • Krishna, en sus enseñanzas a Arjuna, habla extensamente sobre la naturaleza inmutable del Atman, que es eterno e indestructible.
  • Aunque la Gita discute varios caminos espirituales, como Bhakti (devoción), Karma (acción) y Dhyana (meditación), la enseñanza subyacente es la no-dualidad del Atman y Brahman.
  • La Gita ofrece una visión práctica de cómo vivir la vida desde un entendimiento no dual, enfatizando la acción desinteresada y la renuncia a los frutos de las acciones.

Brahma Sutras: La Lógica del Vedanta

Los Brahma Sutras, también conocidos como Vedanta Sutra, son una serie de aforismos que buscan sistematizar y clarificar las enseñanzas de los Upanishads. Escritos por el sabio Vyasa, estos sutras son densos y a menudo crípticos, requiriendo interpretación y comentario.

Para el Advaita Vedanta, los Brahma Sutras son fundamentales por varias razones:

  • Proporcionan una estructura lógica y coherente para las enseñanzas a menudo místicas y esotéricas de los Upanishads.
  • Debido a su naturaleza abierta a la interpretación, los Brahma Sutras han sido comentados por muchos eruditos y maestros a lo largo de los siglos, incluyendo Adi Shankaracharya. De hecho, el comentario de Shankara sobre los Brahma Sutras es fundamental para la escuela del Advaita Vedanta.
  • Los sutras abordan y refutan varios puntos de vista filosóficos y teológicos, estableciendo la primacía del Vedanta y defendiendo la visión no dual.

Interconexión y Complementariedad

Lo que hace que el Prasthanatrayi sea tan esencial para el Advaita Vedanta es cómo estos tres textos se complementan y refuerzan mutuamente. Mientras que los Upanishads proporcionan revelaciones directas de sabios iluminados, la Bhagavad Gita ofrece una guía práctica para vivir estas enseñanzas en la vida diaria. Los Brahma Sutras, por otro lado, proporcionan una base lógica y estructurada para estas enseñanzas.

Juntos, estos textos proporcionan una base comprehensiva para el estudio y la práctica del Advaita Vedanta. Sirven como un mapa para los aspirantes espirituales, guiándolos desde la comprensión inicial hasta la realización última de la no-dualidad.

La Práctica del Vedanta Advaita

Aunque profundamente filosófico en su esencia, el Advaita Vedanta no está desprovisto de prácticas y disciplinas concretas. Estas prácticas son esenciales para la transformación interna del individuo y para la realización directa de las verdades expuestas en las escrituras. Veamos algunas de las prácticas y disciplinas más importantes en la tradición del Vedanta.

Shravana (Escucha)

Shravana se refiere a la escucha atenta de las escrituras, especialmente los Upanishads, la Bhagavad Gita y los Brahma Sutras. No es una escucha superficial o pasiva, sino una profunda inmersión en las enseñanzas, a menudo bajo la guía de un maestro competente (guru). A través de shravana, se adquiere un entendimiento intelectual de la no-dualidad y otros conceptos esenciales.

Manana (Reflexión)

Una vez que se ha escuchado y comprendido las enseñanzas, es crucial reflexionar sobre ellas. Manana implica un proceso deliberado de razonamiento y contemplación para asimilar y internalizar el conocimiento. Se trata de resolver dudas, analizar las enseñanzas desde diferentes perspectivas y asegurarse de que la comprensión es clara y sin ambigüedades.

Nididhyasana (Meditación Profunda)

Después de la escucha y la reflexión, la meditación profunda sobre la verdad adquirida es esencial. Nididhyasana no es simplemente una práctica de concentración; es una absorción total en la verdad del Advaita, una inmersión en la conciencia no dual de Brahman. A través de esta meditación, el conocimiento se convierte en experiencia directa.

Viveka (Discriminación)

Viveka es la capacidad de discernir entre lo real y lo irreal, lo eterno y lo transitorio. En el camino del Advaita, es esencial cultivar esta discriminación para distinguir entre el Atman, que es inmutable y eterno, y el mundo de maya, que es cambiante y efímero.

Vairagya (Desapego)

Junto con viveka, el desapego o renuncia a los placeres mundanos y a las ataduras es fundamental. Vairagya no implica una aversión al mundo, sino más bien una libertad respecto a su influencia. Es reconocer que la felicidad verdadera no se encuentra en los objetos del mundo, sino en la realización del ser verdadero.

Sadhana Chatushtaya (Las Cuatro Disciplinas)

Este es un conjunto de cuatro disciplinas prescritas que son consideradas como la base para el aspirante de Advaita. Estas son:

  • Shama (Control de la mente): Se refiere al estado en el cual la mente está calmada y libre de agitación. No es simplemente la ausencia de actividad, sino un estado en el cual la mente está centrada, pacífica y sin distracciones.
  • Dama (Control de los sentidos): Es el control y restricción de los órganos de percepción y acción, evitando que se dispersen indiscriminadamente detrás de los objetos sensuales. Implica no ser esclavo de los deseos y estímulos sensoriales.
  • Uparati (Renuncia): Más que una mera retirada física o renuncia externa, Uparati se refiere a una renuncia interna. Significa que uno no tiene un deseo intenso o apego hacia los placeres sensuales o mundanos. Aunque uno puede seguir participando en actividades del mundo, no está emocionalmente atado a ellas ni es perturbado por los cambios y fluctuaciones de la vida.
  • Titiksha (Tolerancia): Implica la capacidad de soportar las dificultades, los sufrimientos y las adversidades de la vida sin quejarse o sentirse perturbado. Es la resistencia ante los altibajos de la vida. No sólo resistir el dolor o las dificultades, sino también mantener un estado de mente equilibrada tanto en situaciones placenteras como dolorosas. No dejarse llevar por el placer excesivo o la euforia, ni caer en la desesperación en momentos difíciles.

Satsanga (Compañía de los Sabios)

Estar en la compañía de maestros realizados y co-aspirantes espiritualmente inclinados es considerado benéfico en el Advaita Vedanta. Satsanga ofrece un ambiente de apoyo, inspiración y aclaraciones directas sobre dudas o confusiones.

Atma Vichara (Indagación del Sí Mismo)

Una práctica esencial en el Advaita es la indagación continua y profunda sobre la naturaleza del sí mismo: «¿Quién soy yo?». Esta indagación lleva al aspirante más allá de las identificaciones superficiales con el cuerpo y la mente, hacia una comprensión directa del Atman.

Diferencias del Advaita Vedanta con Otras Escuelas

Fundado en la idea central de la no-dualidad, el Vedanta es solo una de las muchas tradiciones filosóficas dentro del amplio espectro del hinduismo. Aunque es profundamente respetado y seguido por muchos, hay otras escuelas que presentan perspectivas alternas sobre la realidad, el ser y la liberación. Al comparar el Advaita con estas escuelas, no sólo se resaltan sus características únicas, sino que también se arroja luz sobre la rica diversidad de pensamiento dentro de las filosofías indias.

Dvaita Vedanta

  • Visión del Advaita: Advaita sostiene que el alma individual (Atman) y la realidad suprema (Brahman) son esencialmente uno. No hay diferencia entre ellos.
  • Visión del Dvaita: Fundado por Madhvacharya, el Dvaita Vedanta sostiene una dualidad clara entre el Atman y Brahman. Según esta escuela, Dios y las almas individuales son eternamente distintos, y esta diferencia nunca se elimina, ni siquiera después de la liberación.

Vishishtadvaita Vedanta

  • Visión del Advaita: La realidad es no-dual.
  • Visión del Vishishtadvaita: Propuesto por Ramanuja, el Vishishtadvaita, o «no-dualidad cualificada«, acepta que Brahman es la única realidad. Sin embargo, las almas individuales y el universo son modos o atributos reales de este Brahman. Así, mientras que el Brahman es fundamental, las almas y el universo no son meras ilusiones sino manifestaciones reales de Brahman.

Samkhya y Yoga

  • Visión del Advaita: La liberación se alcanza al reconocer la unidad esencial del Atman y Brahman.
  • Visión del Samkhya: Esta escuela filosófica dualista ve una clara diferencia entre Purusha (conciencia) y Prakriti (materia). La liberación (moksha) se alcanza cuando uno reconoce esta distinción y se desidentifica de la Prakriti.
  • Visión del Yoga: Aunque el Yoga comparte muchos conceptos con el Samkhya, añade la idea del Ishvara o divinidad personal. El Yoga, como se presenta en los Yoga Sutras de Patanjali, enfatiza las prácticas meditativas para alcanzar la liberación.

Nyaya y Vaisheshika

  • Visión del Advaita: La realidad es no-dual y el mundo de la experiencia es maya o ilusión.
  • Visión del Nyaya: Es una escuela lógico-epistemológica que se basa en la lógica y el debate para llegar a la verdad. Reconoce una variedad de categorías ontológicas.
  • Visión del Vaisheshika: Fundado por Kanada, el Vaisheshika sostiene que todo puede reducirse a un número limitado de átomos (paramanus). A diferencia del Advaita, que ve el mundo fenoménico como ilusorio, Vaisheshika lo considera real.

Budismo

  • Visión del Advaita: La esencia del individuo, el Atman, es idéntica a Brahman.
  • Visión del Budismo: El Budismo, particularmente en su forma Theravada, niega la idea de un Atman o yo eterno. En su lugar, enseña la doctrina del anatman o «no-yo». El Mahayana y especialmente el Budismo Zen comparten algunas similitudes con el Advaita en cuanto a la naturaleza de la realidad y la experiencia de la iluminación, aunque los contextos y terminologías son diferentes.

Jainismo

  • Visión del Advaita: La ilusión (maya) es la causa de la ignorancia y el sufrimiento.
  • Visión del Jainismo: El Jainismo, fundado por Mahavira, introduce el concepto de «karma» como partículas finas que se adhieren al alma, oscureciendo su verdadera naturaleza. La liberación se alcanza purificando el alma de este karma material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio