La Diosa Parvati. Historia y Simbología

La diosa Parvati, esposa de Shiva y madre del dios Ganesha.

La diosa Parvati encarna la energía femenina del universo, siendo una manifestación de Shakti, la suprema diosa madre. Parvati es conocida por su devoción y amor hacia su consorte, el dios Shiva, y es venerada como el epitome de la femineidad y el arquetipo de madre y esposa. Es la madre de los dioses Ganesha y Kartikeya. En algunas escrituras está considerada una reencarnación de la primera esposa de Shiva, Sati, la cuál se autoinmoló en un sacrificio de fuego.

Es conocida por sus diversos roles como madre, esposa y guerrera, presentando aspectos tanto benevolentes como feroces. Ella es la diosa de la fertilidad, el amor, la belleza, el matrimonio, los hijos y la devoción; además, es considerada como la fuerza vital detrás de todas las cosas y seres.

En este artículo vamos a profundizar en la simbología y las lecciones espirituales que se esconden en la figura de Parvati, la representación de lo divino femenino en el hinduismo.

Parvati y Shiva

Parvati es la consorte del dios Shiva.

La historia del amor entre la diosa Parvati y el dios Shiva es una de las narrativas más apasionantes, ricas y simbólicas de la mitología hindú. A través de sus relatos, se exploran conceptos profundos sobre la devoción, la determinación, la renunciay la pureza del amor auténtico. Parvati, en su amor por Shiva, desempeñó actos de austeridad (tapas) que no solo demuestran su inquebrantable devoción sino que también simbolizan un viaje hacia la purificación y la realización espiritual.

Parvati, hija del rey de las montañas Himaván y la reina Mena, desde una temprana edad mostró una inclinación profunda hacia Shiva, un dios conocido por su naturaleza ascética y su desapego del mundo material. La devoción de Parvati se manifestó en la forma de «tapas», prácticas de austeridad intensa, con el objetivo de atraer la atención de Shiva y ganarse su amor.

Las tapas de Parvati fueron actos de renuncia y autodisciplina que incluyeron el ayuno y la meditación en condiciones extremas. Abandonando los lujos del palacio, se retiró al bosque, donde llevó a cabo rigurosas prácticas espirituales, tales como meditar en medio de cinco fogatas bajo el ardiente sol del verano y en las heladas aguas durante el invierno, todo mientras mantenía un estricto ayuno.

La dedicación de Parvati fue tan profunda que atrajo la atención de todos los seres del universo, desde los simples mortales hasta las deidades celestiales. Pero el objeto de su afecto, Shiva, permaneció inmutable en su meditación, ajeno al tormento autoimpuesto de la devota diosa.

Los dioses, temiendo que la austeridad de Parvati pudiera desequilibrar el cosmos, intentaron intervenir. Incluso enviaron al dios del amor, Kamadeva, para disparar su flecha y perturbar la meditación de Shiva con pensamientos de deseo hacia Parvati. Pero Shiva, enfurecido por la interrupción, abrió su tercer ojo, liberando un fuego que redujo a Kamadeva a cenizas.

Este acto podría haber disuadido a un corazón menos resuelto, pero Parvati perseveró, demostrando que su amor por Shiva trascendía cualquier deseo de reciprocidad. Su devoción era incondicional y pura, sin estar atada a la necesidad de ser correspondida.

Finalmente, la resolución de Parvati tocó el corazón de Shiva. A través de su persistente devoción y pureza de intención, logró atraer la atención del dios desapegado. Shiva, impresionado por su sinceridad y amor genuino, despertó de su meditación y accedió a la unión divina con Parvati.

Iconografía de Parvati y su Significado

En su forma serena y benévola, Parvati es representada a menudo con un semblante amable y cariñoso, normalmente de pie o sentada, a veces ocupada en una tarea como jugar con sus hijos o al lado de Shiva. En esta forma, encarna la gracia, la belleza y la satisfacción familiar. Parvati suele representarse con una tez más clara, símbolo de pureza y virtud. Suele llevar un sari de color rojo que representa la pasión y la entrega espiritual.

Atributos como el loto, que puede sostener o que se representa como su trono, simbolizan la belleza y la iluminación espiritual. Su atuendo y ornamentos, generalmente de oro refinado, denotan prosperidad y poder. Según las influencias regionales y las representaciones concretas, puede aparecer con dos o más brazos, cada uno con símbolos y armas diferentes.

Arquetipos y Aspectos de Parvati

Parvati encarna numerosos arquetipos, cada uno de los cuales revela una faceta distinta de su carácter y representa diversos aspectos de la vida, la naturaleza y los principios cósmicos. Los arquetipos de Parvati no son sólo historias divinas; son metáforas simbólicas que iluminan las experiencias humanas, las energías y los misterios existenciales. Además de los arquetipos, la diosa Parvati es representada es distintos aspectos o formas, diosas como Durga o Kali son consideradas aspectos de la propia Parvati.

La esposa devota y amante consorte (Uma/Parvati)

Uma, la diosa Parvati.

Parvati, como Uma, personifica a la esposa y compañera ideal. Su devoción a Shiva representa el amor inquebrantable y la firmeza. Llevó a cabo severas penitencias para ganarse el corazón de Shiva y a menudo se la representa de pie junto a él, simbolizando una esposa comprensiva y amorosa.

La madre protectora (Mata Parvati)

Parvati con su pequeño el dios Ganesha.

En su arquetipo maternal, Parvati es representada con sus hijos, Ganesha y Kartikeya, mostrando la quintaesencia de la madre nutricia y protectora. Sus relatos, especialmente su relación con Ganesha, subrayan el ilimitado amor maternal y los sacrificios.

La guerrera feroz (Durga)

Iconografía de la diosa Durga.

Parvati se transforma en Durga cuando combate a las fuerzas demoníacas, encarnando el arquetipo del guerrero. Es la protectora del dharma (orden cósmico), monta un león y empuña armas. Durga simboliza los aspectos feroz, protector y destructor del amor maternal y el poder de la naturaleza para restablecer el equilibrio.

La destructora del mal (Kali)

Kali es la diosa de la transformación, la destrucción y el cambio.

Como Kali, Parvati exhibe el arquetipo feroz, caótico y destructivo. Es la energía oscura y salvaje, temida y venerada a la vez. Kali, con su guirnalda de calaveras y su lengua, simboliza el poder trascendente del tiempo, la disolución y la transformación.

La asceta (Tapasyani)

Parvati realizó varias penitencias para ganarse el amor de Shiva.

En varias narraciones, Parvati muestra un arquetipo ascético, realizando rigurosas penitencias, a menudo para ganarse el afecto de Shiva o para alcanzar objetivos cósmicos. Esta forma ejemplifica el autosacrificio, la penitencia y el desapego de los deseos mundanos.

La Unión Cósmica (Ardhanarishvara)

Ardhanarishvara es una forma andrógina de Shiva.

Ardhanarishvara representa la síntesis de las energías masculina y femenina, donde Parvati es representada como la mitad de la forma combinada con Shiva. Este arquetipo simboliza la naturaleza holística y no dual de la existencia, ilustrando que la creación implica un equilibrio de opuestos.

La Creadora (Shakti)

Como Shakti, Parvati simboliza el principio activo, creativo y dinámico del cosmos. Es la energía primordial que da forma y vitalidad al universo. Este arquetipo subraya la idea de que la energía femenina es fundamental en la creación y el sustento de la vida.

La diosa benévola (Annapurna)

Parvati como Annapurna, diosa de la comida.

Parvati, en su avatar Annapurna, personifica el alimento y la abundancia. A menudo se la representa con un cuenco de comida, bendiciendo a sus devotos con sustento, prosperidad y bienestar. Este arquetipo significa la generosidad de la naturaleza y el aspecto nutritivo de lo divino femenino.

La Dadora de Bendiciones (Gauri)

Parvati como Gauri, la dadora de bendiciones.

Como Gauri, Parvati es radiante y benevolente, y a menudo concede bendiciones a sus devotos. Este arquetipo refleja la gracia divina, ofreciendo protección, bendiciones y el cumplimiento de los deseos.

El Yoni, Símbolo de Parvati y la Divinidad Femenina

El Yoni es un símbolo de la diosa Parvati.

El Yoni, derivado del sánscrito que significa «origen» o «fuente», es uno de los símbolos sagrados más venerados en el hinduismo. Es una representación abstracta de la diosa Parvati como principio femenino del universo.

Se presenta comúnmente en combinación con el Lingam, el cual es la representación simbólica de Shiva, y es interpretado como el símbolo del principio masculino. El Yoni y el Lingam juntos simbolizan la unión de las energías masculinas y femeninas en el universo, representando la creación y el origen de la vida. La convergencia de estos dos elementos en la iconografía religiosa conlleva un significado profundo, entrelazando los principios de masculinidad y feminidad en una interacción armónica y balanceada.

En su representación como origen de la vida, el Yoni se convierte en un portal simbólico a través del cual la energía divina fluye al universo material. Es la puerta a través de la cual la conciencia divina, la energía y la creación se manifiestan. En un sentido más filosófico, representa el principio fundamental de la creación, donde la energía femenina es venerada y respetada como la progenitora de la vida y del universo mismo.

El culto al Yoni no solo simboliza la veneración de lo divino femenino, sino que también celebra la feminidad en todas sus formas y manifestaciones. En muchos rituales y prácticas, el Yoni es honrado y adorado para buscar bendiciones de fertilidad, prosperidad y bienestar. Este culto es una reafirmación de la importancia y la sacralidad de lo femenino, en una cultura y espiritualidad que de manera equitativa reconoce y celebra tanto lo masculino como lo femenino.

En la iconografía hindú, el Yoni es representado en diversas formas y manifestaciones. Es común encontrar estatuas y representaciones de Yoni y Lingam en templos y en lugares sagrados en toda India. A través de estas representaciones, se busca equilibrar las energías masculinas y femeninas, y también honrar la creación y la preservación de la vida. La presencia del Yoni en el arte y la arquitectura también refleja una comprensión y apreciación profundas de los procesos naturales y de los ciclos de vida y muerte.

Este símbolo también encuentra un lugar en varias prácticas y rituales hindúes. Los devotos ofrecen oraciones, flores y ofrendas al Yoni, buscando la bendición y la gracia de la diosa Parvati. Estos rituales no son solo un medio de buscar la gracia divina, sino también una forma de conectar con la energía femenina universal y honrar la divinidad inherente a todos los aspectos de la vida y la creación.

Mantras a la Diosa Parvati

La diosa Parvati, siendo una manifestación vital de la energía Shakti, es objeto de veneración a través de diversos mantras que se entonan para invocar su bendición, gracia y protección. Los mantras son sonidos, palabras o frases sagradas que se recitan en la práctica espiritual para conectarse con lo divino. Vamos a ver algunos de los mantras más comunes utilizados en la devoción a Parvati.

Parvati Swayamvara Mantra

Om Hreem Yoginim Yogini Yogeswari Yoga Bhayankari Sakala Sthavara

Jangamasya Mukha Hrudayam Mama Vasam Akarsha Akarshaya Namaha.

Este mantra se utiliza comúnmente para bendiciones en el ámbito de las relaciones y el matrimonio, buscando atraer la energía de Parvati en la unión conyugal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio